10 Pueblos Mágicos Cerca De CDMX

Comparte este contenido

Creado en 2001 por la Secretaría de Turismo (Sectur) el Programa Pueblos Mágicos busca impulsar el desarrollo de algunas de las localidades más representativas del México tradicional.

Actualmente, a lo largo y ancho del mapa de la República Mexicana existen 111 Pueblos Mágicos y en está ocasión en U-Storage queremos enseñarte 10 Pueblos Mágicos ubicados muy cerca de CDMX, ¡vamos!

 

#1 – Huasca de Ocampo, Hidalgo

En lengua nahoa Huasca significa “lugar de regocijo o alegría” y justamente eso produce visitar este bello Pueblo Mágico hidalguense que se ubica a menos de 130 kilómetros de CDMX.

Un viaje de 2 horas y 15 minutos aproximadamente por la autopista México-Pachuca 85D y estarás en Huasca de Ocampo, sitio ideal para los amantes de la naturaleza pues uno de sus atractivos más grandes son sus espectaculares Prismas Basálticos en cuya zona hay espacios para acampar.

Otros atractivos con los que cuenta Huasca de Ocampo son sus ex haciendas de Santa María Regla y San Miguel Regla, su presa San Antonio y por supuesto, su bello Centro.

 

#2 – Cuetzalan, Puebla

Ubicado en la Sierra Madre Oriental, Cuetzalan es un pequeño tesoro ubicado en plena montaña, rodeado de niebla, con una fuerte y rica cultura indígena muy presente, tomar café aquí es una delicia.

Para llegar a Cuetzalan tienes que recorrer casi 300 kilómetros a través de la autopista 150D en un viaje de poco más de cuatro horas, pero te garantizamos bien vale la pena hacerlo por que te sentirás transportado a un mundo muy especial. Conoce su Parroquia de San Francisco, su Santuario de Guadalupe y por supuesto su Museo Etnográfico Calmahuistic.

 

#3 -Tepoztlán, Morelos

Este bello y siempre verde Pueblo Mágico es uno de los favoritos de los capitalinos, ubicado a 80 kilómetros de la ciudad, uno invierte una hora y cuarenta minutos para llegar a él gracias a la autopista Cuernavaca-CDMX 95D.

Tepoztlán es el sitio perfecto para los amantes del yoga, los retiros espirituales y la comida vegetariana.

Visitar la Pirámide del Tepozteco es un ritual que muchos realizan año con año para llenarse de energía, recorrer sus calles, conocer su Ex Convento de la Natividad, el Museo Carlos Pellicer y darse una comilona que termine en unas ricas nieves es obligado cuando uno visita este bello poblado morelense.

 

#4 – Villa del Carbón, Estado de México

Junto con Puebla, el Estado de México es la entidad que más Pueblos Mágicos posee y nosotros hemos elegido para esta lista varios, nuestra primera parada es Villa del Carbón, ubicado a dos horas de la Ciudad de México, a más o menos 77 kilómetros de distancia por la autopista México 5.

En este Pueblo Mágico uno puede pasear a caballo por su bosque, conocer sus presas del Llano, Benito Juárez y sobre todo Taxhimay, que te dejará con los ojos cuadrados pues en su interior se encuentra el antiguo pueblo San Luis de las Peras.

 

#5 – Tequisquiapan, Querétaro

Separado de la Ciudad de México por 188 kilómetros, un trayecto de 2 horas y media por la autopista México-Querétaro te permitirá llegar a este claro Pueblo Mágico que atrae a sus visitantes gracias a sus Rutas del Queso, Vino y Cerveza.

Su mercado, galerías de arte, cafés, su Plaza San Miguel, su Templo de Santa María de la Asunción, sus hostales, artesanías y balnearios complementan la oferta de este bello poblado que bien puede visitarse en un solo día o en una escapadita de fin de semana.

 

#6 – Malinalco, Estado de México

Nuestra segunda mágica parada mexiquense se localiza a dos horas y veinte minutos de CDMX, 112 kilómetros en auto por la autopista México-Marquesa-México 15D y llegarás a un poblado lleno de misticismo insertado en medio de montañas y una exuberante vegetación.

Malinalco conserva una gran herencia prehispánica y quien lo visita está obligado a conocer su Adoratorio Mexica, ubicado en el Cerro de los Ídolos, es una zona arqueológica digna de conocerse.

El Ex Convento Agustino con sus impresionantes murales, sus galerías de arte, el cercano poblado de Tenancingo y sus coloridos rebozos, sus calles empedradas, sus miércoles de tianguis y algo imperdible: su tour de gastronomía prehispánica, harán que tú visita a Malinalco sea una experiencia digna de recordar toda tu vida.

 

#7 – Tlayacapan, Morelos

Un total de 105 kilómetros que se recorren en dos horas por la carretera Amecameca de Juárez-Ixtapaluca y estarás “sobre la punta de la tierra” o Tlayacapan.

Este lugar está impregnado de historia, con una presencia temprana de pueblos prehispánicos, los olmecas dejaron una importante huella aquí, no sólo eso, en este poblado el héroe revolucionario Emiliano Zapata estuvo acuartelado.

Tlayacapan es parte de la Ruta de los Conventos así que si lo visitas tienes que hacer una parada al menos por el Ex Convento de San Juan Bautista, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, también puedes visitar algunas de sus ex haciendas, nosotros recomendamos la de San Nicolás.

Ahora que, si lo tuyo es el descanso y la purificación, Tlayacapan cuenta con varios temazcales y a la salida comer un poco de su mole negro es de vital importancia, así como lo lees, tu paladar nos lo agradecerá.

 

#8 – Orizaba, Veracruz

A 277 kilómetros de CDMX por la autopista México 150D, llegar a Orizaba te llevará alrededor de tres horas y cuarenta minutos, pero el viaje valdrá mucho la pena pues este Pueblo Mágico veracruzano es una delicia de verdad.

Su arquitectura colonial en donde destaca el llamado Palacio de Hierro que aloja un mural del genial José Clemente Orozco, admira todo Orizaba desde su teleférico o bien, adéntrate a recorrer el majestuoso Pico de Orizaba.

Su Museo de Arte, su Reserva Animal, su cercanía con Córdoba y Fortín, hacen de Orizaba un sitio ideal para escaparse unos días. Por cierto, que una vez que estés ahí no puedes dejar de probar la Picardía Orizabeña o Café Bombón, un fantástico invento local.

 

#9 – Aculco, Estado de México

El Circuito Exterior Mexiquense y la autopista México 75D te llevarán, en sólo dos horas, a Aculco, Estado de México. A 136 kilómetros de distancia de CDMX, Aculco te conquistará gracias a sus fantásticas cascadas La Concepción y Tixhi Ñu, a su Cerro Pelón del Ñado y los espacio que ofrece para la pesca deportiva.

Su Parroquia y Ex Convento de San Jerónimo, su Santuario al Señor de Nenthé, la Casa Hidalgo son los lugares obligados cuando uno visita este poblado mexiquense.

 

#10 – Val´Quirico, Tlaxcala

Lo reconocemos, Val´Quirico no es oficialmente un Pueblo Mágico, pero es que lo tienes que conocer porque de que tiene magia, tiene, y mucha.

Pueblo artificial en el que, por arte de magia (lo juramos) te sentirás transportado a la Toscana Italiana, su arquitectura te maravillará pues copia el clásico estilo medieval que combina la madera y las piedras.

Para llegar a él, el mejor camino es la Autopista México-Puebla 150D, se ubica a dos horas de la Ciudad de México y es genial para ir de ida y vuelta.

Guardando un equilibrio con la naturaleza, recorrerlo en bicicleta es lo que se tiene que hacer, también comer en algunos de sus ricos restaurantes, Val´Quirico es un sitio 100% turístico así que disfrutarás cada instante que estés en él.

 

Si quieren aventurarse a un roadtrip, puedes usar la plataforma Blablacar para compartir gastos. Otra opción es la app/sitio de Secretaría de Comunicaciones y Transportes que se llama Traza tu Ruta. Aquí puedes señalar origen y destino, y te dira cuánto cuestan las casetas, y un aproximado de la gasolina de acuerdo a los kilómetros a recorrer. Para más tips como este, además de mucha información para viajar, te recomendamos visitar el Blog y ver los videos del Programa de PakBak.

Diez Pueblos Mágicos, diez opciones, diez sugerencias que te hacemos para esta semana de pascua, un fin de semana o para las próximas vacaciones que tengas, incluso para ir y venir en un mismo día, lo cierto es que cualquiera de estás opciones te harán vivir momentos mágicos.

 


 

País rico, diverso, lleno de cultura, tradiciones, usos y costumbres, una vida no alcanza para conocer toda la magia mexicana, en U-Storage los invitamos a adentrarse a los tesoros mexicanos, a apoyar a nuestras comunidades y a realizar un turismo responsable y consciente.

 


Comparte este contenido