6 Cosas Que Surgieron Tras La Unión De México y España

Comparte este contenido

Hace menos de un mes los mexicanos gritamos: ¡Viva México!, está semana, en España se celebra el Día de la Hispanidad, marcado el 12 de octubre, el día en que Cristóbal Colón descubrió América. Tomando esto como pretexto o pauta, hoy en U-Storage queremos reflexionar y hablar un poco sobre lo que nos ha dejado el encuentro del Viejo y Nuevo Mundo, veamos pues, 6 cosas que surgieron tras la unión de España y México.

Claro está que hace cinco siglos cuando esto ocurrió no existían como son hoy los países de México y España, la llamada Madre Patria era un imperio en expansión y la tierra que constituye la República Mexicana era un territorio dividido y en el que se asentaban un sinnúmero de etnias indígenas.

Y entonces, un navegante y cartógrafo genovés llamado Cristoforo Colombo llegó, trazó la primera ruta de ida y vuelta entre Europa y el continente que luego se llamaría América y nos descubrió, ¿cierto?

La unión de México y España

Si y no. En su libro La Invención de América el historiador y filósofo mexicano Edmundo O’Gorman realiza una bellísima y valiosa reflexión sobre la aparición histórica de América en el imaginario colectivo de la humanidad.

O’Gorman señala que, para que algo sea descubierto se debe tener consciencia sobre la acción y argumenta que tal consciencia no existía ni en Colón ni en los Reyes Católicos que patrocinaron sus viajes, que más que planeado, el descubrimiento fue una casualidad.

Así, el concepto de descubrimiento y de la misma América fue una invención que trataba de dar una explicación a la nueva visión y dinámica que la aparición de las nuevas tierras trajeron al mundo.

 

“Hasta que, por fin, vino alguien a descubrirme.”
Entrada del 12 de Octubre de 1492 en un imaginario Diario Íntimo de América en La Invención de América de Edmundo O´Gorman

 

En España el Día de la Hispanidad es conocido popularmente como la Fiesta Nacional de España, acá el mismo día es una efeméride en el calendario que a ratos pasa desapercibida pero que hoy en U-Storage nos sirve para poner los reflectores en 6 cosas que surgieron tras la unión de México y España.

 

#1

La unión de la cocina mexicana y española

Comencemos por la cocina, así es, la cocina mexicana de la que hablamos hace poco cuando escribimos sobre algunas de las maravillas por las que bien vale la pena gritar ¡Viva México, es la primera gran muestra de que algo realmente fantástico sucedió cuando el Viejo y Nuevo Mundo se unieron.

La mezcla de ingredientes no pudo haber resultado en algo mejor, el territorio que después sería bautizado como México aportó al mundo el cacao, el maíz, el chile, el tomate, jitomate, el aguacate, España trajo la carne, el trigo, los quesos, la leche, el aceito y el vinagre, no sólo eso, de sus encuentros con los culturas asiáticas y africanas nos dio ingredientes como el arroz, ajonjolí, el mango, el coco, el tamarindo.

Hoy, la cocina mexicana es reconocida mundialmente pero como podemos ver con esta breve lista, la cocina mexicana es el resultado del encuentro sinigual de muchos mundos.

 

#2

Textiles mexicanos

Copiados por las grandes firmas de diseñadores a nivel mundial, los textiles mexicanos llegan en el segundo puesto de este conteo: sus colores, diseños, las formas encantan a todo aquel que los ve, sin embargo, en América, los textiles como los conocemos no existían hasta que llegaron los españoles.

Nuestros pueblos originarios creaban sus ropajes de fibras naturales como el ixtle o la palma silvestre, es con la llegada de los españoles que los textiles comienzan a producirse de algodón y lana. Con los españoles también llegó, desde Oriente, la seda, tela que también ha sido usado como lienzo que plasma los diseños únicos que nacen de la imaginación de las y los artesanos mexicanos.

 

#3

La Virgen de Guadalupe

La religión católica es la creencia que más adeptos tiene en el continente americano, sobra decir que esto es el resultado de todo un proceso de evangelización que costo sangre y la eliminación de los cultos autóctonos, sin embargo, las culturas indígenas se resistieron y de la forma más creativa que uno puede imaginar pues obligaron e incorporaron a la fe católica elementos de su propio universo de deidades.

Tonantzin, vive hoy, en la Virgen de Guadalupe, la matrona que atrae año con año a millones de peregrinos que se resguardan en su manto.

Las Fiestas Patronales de cada pueblo, las Posadas, las celebraciones de Semana Santa, el Día de la Candelaria son el resultado del sincretismo cultural de México y España, de los imaginarios de dos pueblos que en la alegría y la fiesta se mezclan.

¿Sabías que el festejo de las Quinceañeras es la adaptación cristiana de la Ceremonia de la Mujer? Este rito mexica buscaba anunciar al mundo que una mujer había dejado de ser niña y fue tan imposible de borrar que los evangelizadores lo adaptaron, hoy, sigue vivo y ha migrado a otros países como los Estados Unidos.

 

#4

Centro de Morelia

Al trazar las ciudades coloniales mexicanas, los españoles, evidentemente, lo hicieron a imagen y semejanza de aquellas que estaban del otro de lado del mundo: el trazo de tablero de ajedrez o cuadrícula aún se puede ver en los primeros cuadros de nuestras ciudades y pueblos.

Junto con la distribución de las calles, la forma en que se construían edificios se hizo siguiendo la tendencia arquitectónica y artística que imperaba en la Madre Patria, sin embargo, fue adquiriendo su identidad propia gracias a las talentosas mentes y manos de los pobladores del Nuevo Mundo, nació así, el Barroco Novohispano o Mexicano.

En Mérida, Puebla, Morelia, si uno sale a la calle queda asombrado por la capacidad artística de los antiguos habitantes: expresividad llevada a la máxima potencia, las esculturas, los diseños son inigualables.

 

#5

Talavera Poblana

Y junto con la arquitectura novohispana llega el manejo del barro, llega la fantástica Talavera Poblana adaptación mestiza de la Talavera de la Reina traída a México alrededor de 1550.

Para muchos, el sincretismo logrado en México supera al original pues le agrega otra visión, nuevos matices, le da un giro y amplía su belleza, tú, ¿qué opinas?

 

#6

Sin lugar a duda, el idioma castellano no volvió a ser el mismo una vez que llego a México y comenzó a ser hablado por los nacidos de este lado, nuevas palabras, letras, nacieron en la que se pensaban era la Tierra Prometida: América, pues a lo largo y ancho del Nuevo Continente, inventado o descubierto, los pueblos originarios aportaron “exóticas” palabras, léxicos que lograron llevar al castellano peninsular a un nuevo nivel, enriqueciéndolo.

 

No hay pueblo en la Tierra que no sea mestizo.”
Miguel León Portilla

 

Bien lo dijo el maestro Portilla: el sincretismo cultural, el mestizaje, la unión de mundos, visiones son una realidad hoy por hoy a lo largo y ancho del todo el planeta, sin embargo, los habitantes del siglo XXI a ratos parecemos olvidarlo y por eso, a manera de cierre queremos aprovechar este espacio que busca resaltar la unión de dos mundos para hacer una breve reflexión

 

De fronteras, nacionalismos y humanismo

Y es que pensar en las fronteras, en los nacionalismos, en la humanidad se hace más que necesario hoy, cuando el mundo a ratos, o casi siempre, parece caerse en pedazos, cuando los límites, las etiquetas son muchas veces los y las causantes de desgracias, violencia y graves desencuentros.

Pareciera que, bajo la bandera de defender un territorio o una idea los seres humanos olvidamos o desechamos aquello que nos constituye de manera esencial, pues antes de ser españoles, mexicanos, estadounidenses, franceses, sirios, tailandeses o rusos, somos personas y antes de eso, seres vivos y por tanto, la defensa de las fronteras tendría que venir después de la defensa de nosotros como especie, o de nosotros como seres que cohabitan este planeta junto con otras especies.

Humanidad Unida

En el afán de marcar límites, reivindicar identidades, los seres humanos hemos cometido crímenes no sólo contra nuestros semejantes, también, contra ecosistemas que nos dan mucho más de lo que imaginamos.

La identidad cultural, los símbolos de un país son elementos realmente valiosos, pero ¿acaso valen más que la bondad, el cuidado, la generosidad con el otro?

Ver al otro, considerarlo, ser empáticos con los demás, solidarios es lo que debe ser primordial para todos. , mi país es bello, es grande, pero, es más bella y grande la humanidad, la otredad.

Estoy orgullosa y orgulloso de mis símbolos patrios, pero eso no hace que los símbolos del otro no sean igual de valiosos, los usos y costumbres de cada uno de nosotros son importantes y si queremos conservarlos también debemos de ver porque se conserven los del otro, ¿cierto?

 


 

Esperamos que te haya gustado el artículo de esta semana, en U-Storage queremos conocer tu opinión, queremos saber qué piensas sobre este tema, pero también queremos que nos cuentes qué temas te gustaría tratáramos en este espacio. Escríbenos y dinos tus comentarios.

 


Comparte este contenido