fbpx

¿Nido Vacío? Consejos Para Enfrentar la Partida de los Hijos en Casa

Comparte este contenido

La independencia de los hijos es algo natural y deseable, sin embargo, como todos los cambios que experimentamos en la vida, cuando llega puede ser complicada de enfrentar. Los psicólogos lo llaman Síndrome del Nido Vacío y hoy queremos darte algunos consejos que te ayuden a enfrentarlo.

 

Que los hijos decidan irse de casa es algo que todos los que son padres contemplan desde el día 1, es parte de lo que se espera poder lograr: hijos sanos, independientes, que sepan enfrentar los retos y puedan desarrollarse plenamente.

Pero, el día llega y pese a que sabías que esto sucedería, lo cierto es que no es fácil lidiar con el cambio, la partida de cada uno de ellos duele y va dejando vacíos que no son tan fáciles de superar.

cuándo los hijos se van de casa

La nueva situación puede provocar que los padres se desestabilicen y se sientan perdidos, después de todo, los últimos veinte o treinta años se han enfocado en darles todas las herramientas necesarias para que cuando salgan al mundo lo hagan fuertes.

Se llama Síndrome del Nido Vacío y se manifiesta a través de una serie de síntomas tanto mentales como físicos, los padres se sientes solos, abandonados, tristes y si a esto sumamos que el momento de la partida de los hijos suele coincidir con otros cambios como la jubilación o, en el caso de las madres, la menopausia, puede resultar que es demasiado y no podamos aprender a aceptar y disfrutar la nueva etapa.

Así que hoy en U-Storage queremos abordar el tema y darte algunos consejos para navegar los primeros momentos de esta nueva etapa.

 

#1 – No pierdas la perspectiva

O lo que es lo mismo, no magnifiques la situación ni pongas piedras en el camino de esta transición.

Sabías que este momento iba a llegar, todo tu trabajo, amor y cuidado iba encaminado a ésto, así que enfocate en el orgullo que sientes por que criaste a un adulto valiente y decidido a tomar la vida con sus manos.

Muchas veces no nos damos cuenta pero cuando algo nos asusta o entristece, tendemos a boicotearnos y entonces, la frustración y el enojo crecen, vaya, incluso puedes dañar la relación con tus hijos a través de críticas negativas, acciones de rechazo o chantajes emocionales.

mudanza

Como todo cambio, lleva tiempo adaptarse a él, así que no te presiones, se vale sentirse triste, pero tampoco te claves en eso o en pensamientos del tipo: ya no tengo propósito en la vida, no soy nada sin él, etcétera.

 

#2 – No te encierres o te calles

No se trata de que abrumes a tu hijo al respecto pero tampoco que aparentes que no te duele o que no estás teniendo dificultades para acostumbrarte a su ausencia en casa.

Si tu hijo ha decidido que se va de casa es por que se siente listo, por que ya es un adulto así que habla con él e involúcralo con tu sentir. Es fundamental que se reorganicen como familia, que inviertan tiempo en crear un nuevo equilibrio, una nueva relación.

No caigas en dinámicas que lo excluyan sólo por que no quieres molestarlo o por que de manera inconsciente lo estás culpando por “abandonarte”, sabes perfecto que su independencia no tiene nada que ver con su amor hacia ti.

Claro, la interacción será diferente, ya no se verán todos los días por la mañana, pero su relación puede y debe fortalecerse en esta etapa. Te recomendamos que establezcan un tiempo de calidad juntos y no te azotes con pensamientos como: no tiene tiempo para mi, mejor espero a que él me llame, recuerda: aunque se haya ido de casa no lo perdiste.

No lo presiones ni lo hagas sentir culpable por no poder verte o llamarte a cada momento, mejor enfócate en construir nuevas formas para relacionarte con él.

 

#3 – Voltea a ver a tu pareja

re-encontrarse con la pareja

Así es, se trata de la persona que más te puede entender. Durante años han estado enfocados en sacar adelante a los pequeños, pero ahora que se fueron, es momento de retomar su intimidad, de re-conocerse, de re-definir y re-forzar la relación.

Es normal que asuste quedarse solos luego de tantos años con los hijos de por medio, pero, también puede ser muy emocionante, así que planeen unas vacaciones juntos, comiencen a mirarse y escucharse el uno al otro sin que en medio esté su tribu.

Felicítense por lo que lograron, siéntanse satisfechos y orgullosos por que su trabajo en equipo construyó a seres humanos independientes.

 

#4 – Nuevos comienzos

Con los hijos fuera, tendrás más tiempo no sólo para tu pareja, también para ti, así que retoma actividades que fuiste dejando o bien, anímate a aprender aquello que siempre quisiste.

Puedes comenzar a practicar algún deporte, tomar clases de pintura, contactar aquellas amistades que descuidaste mientras te enfocabas en tu familia.

actividades nido vacío

Fiestas, escapaditas de fin de semana, viajes largos, todo se vale, se trata de que luego de tantos años, regreses a ti, te re-conozcas y des chance de evolucionar también, piénsalo así: no sólo tus hijos se están independizando, tú también ganas libertad.

 

#5 – Reapropiate de tu casa

Durante años, la casa y sus componentes han girado en torno a los hijos: juguetes por todos lados, un lugar para hacer tareas, todas sus cosas, pues bien, ahora que tienes espacio extra por qué no crear esa biblioteca con la que siempre soñaste.

Aprovecha para renovar tu casa, cambia el uso de sus habitaciones, puedes quedarte con un cuarto para cuando se queden a dormir pero no tiene sentido y puede no ser sano que dejes su habitación como si fuera un santuario.

¿Qué opinas de un downsizing? Vivir más ligero puede venirte bien en esta etapa de tu vida, vaya, incluso podrías mudarte a un nuevo lugar más pequeño y acorde a el momento que estás viviendo.

 

#6 – Fluye con el cambio

Entendemos que no puede ser fácil, con todo y que sea algo que sabíamos que llegaría, los hijos son el proyecto más importante que emprendemos, después de todo, se trata de formar a seres humanos desde la nada.

nido vacío

Así que se vale sentir la tristeza del nido vacío, se vale sentir nostalgia, añoranza por esas mañanas caóticas o esas noches de pelis familiares, lo que no se vale es que nos quedemos en esa tristeza.

Hay que fluir, aceptar y sonreír también, abrirse a nuevas cosas, implicarse en uno, darse chance de autoconocerse y volverse a poner en primer lugar. Ve a tu nido vacío como un espacio lleno de esperanza, no de pérdidas, un abanico de posibilidades, de nuevas aventuras.

 


 

Y justamente en ese canal de emprender nuevos proyectos, por acá te dejamos 5, se trata de ideas que pueden servirte para arrancar y mantenerte ocupado mientras te vas acostumbrando a tu nueva vida.

 


Comparte este contenido
Open chat
¿Tienes dudas?, Contáctanos.
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?